¿Qué tener en cuanta antes de colocar el cartel de tu negocio?

Aunque la tecnología avance y lo digital vaya ganando terreno a lo analógico, lo cierto es que los carteles de negocios siguen siendo una de las mayores herramientas para llamar la atención de los viandantes. De ahí que sea tan importante valorar una serie de aspectos antes de su colocación, así como elegir una empresa de confianza y calidad para la fabricación y diseño del cartel de tu negocio, como lo es Rótulos Azacayas en Granada.

¿Cuál es la principal finalidad del cartel de tu negocio?

Hay que tener siempre en cuenta que el principal papel de un cartel es llamar la atención y comunicar. Por ello, esto será lo que tengamos que conseguir. ¿Cómo? Todo depende del cliente potencial de cada empresa. Ya que probablemente no se utilizará el mismo tipo de rótulos y carteles para indicar la entrada de un súper mercado que de un centro de belleza o un espacio dedicado a los niños.

El efecto que se tiene que conseguir es que los clientes potenciales se fijen en este cartel, bien vayan conduciendo o caminando. Es importante que con un solo vistazo el cartel de tu negocio deje claro el mensaje. ¿Qué quieres destacar? ¿El nombre, un eslogan o los productos que vendes? Piénsalo antes de hacer el diseño definitivo, ya que después siempre se está a tiempo de poner carteles alternativos para destacar otros aspectos importantes.

En este sentido, cuanto más simple sea el cartel y menos información incorpore, más fácil será de recordar y grabar en la memoria del cliente. Por eso a veces basta con el logo de la empresa y la actividad principal de la compañía. Algunos datos como las marcas con las que se trabajan no son relevantes y pueden conllevar una sobrecarga de información. Lo que se traduce como un diseño inadecuado, poco eficaz, y que por lo tanto, no cumple con su función principal.

¿Dónde colocar el cartel de un negocio?

El mejor lugar donde colocar el cartel de tu negocio está claro: Allí donde más visibilidad tenga. Por tanto, es importante estudiar el entorno y descubrir el lugar perfecto que no se obstruya por otros carteles, ni se tape por árboles o semáforos.

Piensa también en el sentido de la calle, si es de uno sólo o de los dos. Y si el cartel se vería desde la esquina del negocio, o sólo de manera frontal. Observa también el resto de carteles y procura que se diferencie de la competencia, y si es posible, que llame más la atención.

Si hay algún semáforo cerca en el que se paren los transeúntes, puede ser una gran idea intentar que el cartel se vea también desde allí.

Otro aspecto clave es conocer si la zona donde está tu local permite legalmente colocar cartelería en el exterior. O si en cambio hay alguna restricción de tamaño o categorías. En cualquier caso, es conveniente contar con una autorización municipal para evitar problemas.

El tamaño y los colores del cartel

A la hora de elegir el tamaño de un cartel para tu negocio, se deberá tener en cuenta la distancia que separe a este de los clientes. Este deberá ser más grande si lo que se quiere es llamar la atención de las personas que circulen en vehículos. Aunque en algunos casos puede ser una buena idea colocar dos carteles diferenciados. Uno que sea visible a mayor distancia, y otro para los que pasan por la puerta del local.

El color de los carteles es otro de los aspectos más importantes. Lo ideal es que llamen la atención y que contrasten con el fondo del cartel. Pero siempre que vayan en sintonía con los colores corporativos de la empresa y el logo. Recuerda que un exceso de colores o imágenes puede dar lugar a confusión, y no es precisamente lo que buscamos.

En cuanto al tipo de letra que se elija, deberá ser legible y clara, especialmente si hay más distancia entre el cliente potencial y el cartel. No olvides que cuanto más rápido sea de leer y entender un cartel, mejor cumplirá la función con la que ha sido creado.

Para aprovechar al máximo la visibilidad, lo aconsejable es optar por carteles luminosos que también se aprecien en las horas nocturnas.

Artículos Relacionados