Las funciones del administrador de fincas

Podría decirse que una comunidad de propietarios es similar a una empresa: Con sus gastos, sus gestiones, sus relaciones entre los distintos miembros… Y como puede imaginarse, en su gestión entran todo tipo de contratos, facturas y seguros. En definitiva, una gran dedicación que a menudo no puede abarcar ninguno de los propietarios. Por esto es importante tener presente las funciones del administrador de fincas y el papel de este profesional en las comunidades de propietarios.

¿Qué es un administrador de fincas?

Los administradores de fincas son profesionales con los conocimientos necesarios para hacerse cargo de las funciones relacionadas con el gobierno y la conservación de los bienes encomendados, la consecución del rendimiento adecuado y el asesoramiento de las cuestiones relativas a los bienes inmuebles.

En definitiva, el administrador de fincas es la persona más adecuada para solucionar todo tipo de conflictos y llevar de una forma transparente y eficaz todas las cuentas y gestiones relacionadas con un edificio u otro tipo de inmueble.

¿Qué se necesita para ser administrador de fincas?

Para ser administrador de fincas es necesario contar con el título correspondiente al desempeño de las funciones del administrador de fincas. En España, este puede obtenerse por la posesión de algunos títulos universitarios como derecho o económicas, tras aprobar el plan de estudios de la Escuela Oficial de Administración de Fincas.

Este título se imparte en once universidades españolas, que exponen un título propio de 180 créditos y una duración de tres años.

Además de esta preparación, los Colegios de Administradores de Fincas tienen la función de seguir formando a sus miembros en el tiempo mediante charlas, cursillos y revistas.

¿Cuáles son las funciones del administrador de fincas?

El administrador de fincas tiene la formación necesaria para realizar los actos de gestión y administración necesarios en una comunidad de propietarios. Con la importante premisa de conocer y cumplir siempre todas las normales legales aplicables a cada caso,costumbres, prudencia y las limitaciones expresamente recibidas de los titulares de los bienes y aquellas que se excluyen a determinadas profesiones.

En el campo de actuación de un administrador de fincas entran las funciones relacionadas con el sector inmobiliario; Inmuebles rústicos o urbanos en régimen de explotación directa, arrendamiento, propiedad horizontal; Administración de cooperativas de comunidades de propietarios y viviendas; Centros comerciales, campos y puertos deportivos; Urbanizaciones con servicios, instalaciones y anejos comunes; Entidades colaboradoras de la gestión urbanística; Y cualquier cometido que tenga relación con la administraciones de bienes inmuebles.

Campos de actuación del administrador de fincas

Como hemos podido ver, el administrador de fincas cumple con su papel en cualquier tipo de bien inmueble. Aunque los más comunes son las comunidades de propietarios y las fincas arrendadas.

Funciones del administrador de fincas en las comunidades de propietarios
En una comunidad de propietarios, el administrador de fincas se nombra en la junta de propietarios, con la función de gestionar dicha comunidad.

En la gestión de comunidades de propietarios, el administrador de fincas tiene las obligaciones que se encuentran fijadas en el artículo 20 de la LPH, que son:

• Velar por el buen régimen de la casa, de sus instalaciones y servicios.
• Preparar plan de gastos e ingresos.
• Atender a la conservación y entrenamiento de la casa.
• Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras.
• Efectuar pagos y realizar cobros.
• Actuar como secretario de la junta si así lo deciden los propietarios, custodiando la documentación y atribuciones que le confieran.
• Asesorar a la comunidad.
• Controlar proveedores.
• Dar cuenta de siniestros a las compañías de seguros.
• Llevar la contabilidad.
• Advertir sobre morosidades.
• Mantenimiento de la convivencia entre los componentes de la comunidad.
• Aplicar las normas de convenio y las modalidades contractuales más favorables.

Si se decide que sea secretario de la Comunidad, deberá convocar la Junta, asistir a la reunión, redactar el acta y practicar las notificaciones que procedan.

Administración de fincas arrendadas

En el caso de que se contrate un administrador de fincas para administrar fincas arrendadas, estos profesionales se ocupan de las siguientes funciones: Selección del arrendatario; redacción y firma del contrato; constitución de la fianza; obtención de la cédula de habitabilidad; el cobro de la renta; la actualización de la misma; las posibles repercusiones, el pago de gastos e impuestos; la aplicación de retenciones sobre el IRPF; la gestión del traspaso de locales comerciales; la atención de obras de recuperación y mejora; de las obligaciones que se deriven de las relaciones laborales con empleados del inmueble; la liquidación al propietario; gestión sobre morosos y el asesoramiento sobre cualquier cuestión o incidencia que suceda en el arrendamiento.

Si desea contratar un administrador de fincas para su comunidad, aquí puede ver los pasos a seguir para hacerlo con total garantía.

Artículos Relacionados