El crecimiento de Corea del Sur se resiente por Samsung y Hyundai

Tras el fracaso del dispositivo estrella de Samsung, el Samsung Galaxy Note 7, y la huelga que afecta a Hyundai Motor, han propiciado que el crecimiento de la economía de Corea del Sur en el tercer trimestre del año se vea lastrada.
En comparación con el mimo periodo del año anterior, la cuarta economía de Asia creció el 2,7% en el trimestre transcurrido entre julio y septiembre, marcando su menor expansión desde el segundo periodo de 2015, según la información publicada por el Banco de Corea (BOK).

El director de este banco, Chung Kyu-Il, ha declarado que “el crecimiento en el sector manufacturero sufrió una desaceleración considerable por los efectos de la suspensión de la producción del Galaxy Note 7 de Samsung y la huelga en Hyundai Motor en la producción total, el consumo y las exportaciones de la industria automovilística y de teléfonos inteligentes”. Además añadió que “Las pérdidas relacionadas con el Note 7 (…) pueden tener un mayor impacto en el crecimiento del cuarto trimestre también”. El BOK estima a pocos meses de finalizar el año, que el país crecerá un 2,7% en 2016.

Los problemas de Samsung, el mayor fabricante mundial de teléfonos y principal empresa del país, que representa un 17% del PIB, comenzaron cuando tras varias noticias de explosiones de algunos de sus dispositivos, anunció que llamaba a revisión a 2,5 millones de dispositivos Note 7. Pero su problema no acabó ahí, cuando los dispositivos de recambio comenzaron a tener problemas también, la empresa anunció que suspendía la producción del aparato, una operación que le costará miles de millones de dólares y que proyecta una imagen negativa de la marca.

La otra gran empresa del país en problemas es Hyundai, donde decenas de miles de trabajadores del mayor fabricante de coches del país, sostuvieron una huelga total o parcial de varias semanas entre julio y octubre, para pedir un alza salarial. La empresa estimó que registró pérdidas por más de 3 billones de wons (2.600 millones de dólares) por la movilización. El año pasado, la economía coreana creció 2,6%, su ritmo más bajo desde 2012.

Artículos Relacionados